Adherencias uterinas Síndrome de Asherman

Adherencias uterinas (sinequias uterinas o síndrome de asherman) se trata de la presencia de cicatrices en la cavidad uterina, estas van de una pared a otra deformándola, casos graves incluso deja ocluida la cavidad. Es característica su aparición tras cirugías del útero como es el legrado.

¿Qué síntomas puedo tener?

Son causa de amenorrea (ausencia de reglas), dolor pélvico por la retención de sangre y al no salir por su cauce natural puede dirigirse el tejido menstrual por las trompas de Falopio a la cavidad abdominal, abortos de repetición o causantes de infertilidad. Pero no son específicos de las adherencias uterinas. Lo que más lo relaciona es la aparición de forma repentina tras un legrado.

¿Qué puede provocar un síndrome de Asherman?

Los más frecuentes es que se produzca tras un legrado uterina. Otra causa puede ser una infección en el aparato genital interno. También pueden aparecer tras un parto, una cesárea o una miomectomía.

¿Cómo se diagnostica?

  • Lo primero es saber sus antecedentes, ya que haber tenido un legrado previo la probabilidad de adherencias es del 8%, a mayor número de legrados más posibilidades.
  • Análisis de sangre si se sospecha infección.
  • Ecografía transvaginal es la primera que realizamos pero son difíciles de interpretar las imágenes y hacer un diagnóstico de certeza con esta prueba.

  • Histerosonografía, es un complemento a la ecografía, en este procedimiento introducimos  suero fisiológico por el cuello del útero y distendemos la cavidad permitiendo una mejor visualización de las adherencias.
  • Histerosalpingografía: se introduce un contraste por el cuello del útero y se hacen radiografías seriadas de la pelvis para ver cómo pasa el contraste y llega a la cavidad abdominal, es la más empleada para determinar la permeabilidad de las trompas de Falopio pero también es útil para ver  si existe patología en el interior de la cavidad uterina. La realiza el radiólogo.
  • Histeroscopia es la pruebas más fiable ya que se ven directamente las adherencias mediante una óptica que introducimos por el cuello del útero, y de paso se pueden eliminar las adherencias.

            

¿Qué tratamiento tienen las adherencias uterinas?

Tiene un tratamiento difícil ya que en muchas ocasiones pueden volver a aparecer a pesar de eliminar las adherencias mediante la histeroscopia que es el tratamiento inicial como hemos visto más arriba. Para evitar la reaparición existen varias opciones, desde colocar un balón dentro del útero para separar las paredes del mismo durante un tiempo, tratamiento con estrógenos que estimulan el crecimiento del endometrio, hasta utilizar unas sustancias que evitan las adherencias. Si hubiera infección se trataría con antibióticos y probióticos.

¿Qué pronóstico tiene?

En la mayor parte de los casos la cirugía puede resolver el problema, aunque se pueden necesitar más de una intervención.

¿Tiene complicaciones?

Son las propias de la histeroscopia como el sangrado, la perforación uterina, infección. 

FUENTES:

Deja un comentario