Fecundación in vitro

La técnica más utilizada en reproducción asistida en la fecundación in vitro o FIV.

¿Qué es la fecundación in vitro (FIV)?

La fecundación in vitro (FIV) es un proceso donde el óvulo y el espermatozoide se unen en un laboratorio para crear un embrión que posteriormente si es viable se introduce en el útero. La FIV es un plan de tratamiento personalizado que consta de varias fases perfectamente sincronizadas, gracias a la cual muchos de nuestros pacientes han realizado su sueño de tener un bebé debido a la fertilización in vitro (FIV). Todo el mundo habla de FIV aunque realmente lo que se realiza con más frecuencia es la ICSI (microinyección intracitoplasmática de espermatozoides), al introducirlo al espermatozoide dentro del óvulo nos aseguramos más su inseminación.

Visita de programación del ciclo:

-En esta visita comprobamos que estén firmados los consentimientos informados.

-Entregamos las recetas de la medicación que se utilizará durante el tratamiento.

-Comprobamos que se ha pasado correctamente la consulta con el anestesista, ya que la punción se realiza bajo sedación, que es un tipo de anestesia muy suave en la que permaneces dormida.

-Realizamos una ecografía vaginal para comprobar que están los ovarios en reposo (sin quistes).

-Realizamos un simulacro de prueba de transferencia para comprobar que está correctamente permeable el cuello uterino y no nos encontrarnos con sorpresas el día real de la transferencia del embrión.

Visita de inicio de estimulación ovárica:

-Repetimos la ecografía transvaginal antes de iniciar la estimulación con la medicación que ya habrás encargado en tu farmacia.

-La enfermera te explica como se prepara y se administra la medicación resolviendo todas las dudas que tengas, con unos kit de demostración (puedes ver también en casa los vídeos que tenemos en internet).

En un ciclo normal de la mujer se desarrolla un solo óvulo y madurará en un saco lleno de líquido llamado folículo. En el caso del ciclo de FIV, estimulamos a los ovarios para producir múltiples folículos mediante inyecciones diarias de medicamentos.

Las gonadotropinas (que son las hormonas que te inyectarás diariamente) estimulan el desarrollo de los folículos hasta que llegan a un tamaño adecuado y con niveles de estrógenos en sangre acordes a su desarrollo, momento en el que ya no es necesaria esta medicación y la suspendemos.

Llegado a este punto os administráis una hormona llamada Gonadotropina Coriónica Humana (hCG) que imita el aumento de LH del cuerpo para lograr la maduración final del óvulo.

¿Cómo se realiza la punción folicular para obtener los ovocitos?

Cuando los folículos están listos (según su tamaño y por el nivel de estrógenos en la sangre) te diremos que debes auto-administrarte la inyección de hCG. La recuperación del óvulo se programa entorno a las 36 horas después de que se administre la hCG.

La punción para obtener los óvulos se realiza vía transvaginales guiada mediante ecografía. A la sonda vaginal se le adapta una guía por la que se introduce la aguja, con esta se pincha la vagina y a continuación se entra en los folículos del ovario. El ecógrafo permite visualizar los folículos y el ginecólogo punciona cada folículo, son succionados por una bomba de aspiración hasta unos tubos de ensayo y se les pasa al laboratorio.

Aunque la vagina tiene escaso número de terminaciones nerviosas para el dolor la mayoría de los pacientes requieren sedación.

Al finalizar la punción, se le pasa a la paciente al cuarto de recuperación.

Cuando la enfermera lo considera adecuado según un protocolo establecido se le da a probar líquidos si tolera los líquidos, la micción es adecuada y el sangrado es el normal para estas intervenciones te marchas a casa. Ese día no es recomendable trabajar, conducir, ni tomar bebidas alcohólicas.

Mientras tanto en el laboratorio sigue el proceso, el embriólogo examinará inmediatamente el líquido folicular para encontrar los ovocitos, una vez localizados  son depositados en medio de cultivo.

Fertilización de los ovocitos y cultivo del embrión

Durante la extracción de los óvulos, la pareja recoge la muestra de semen en una sala para ese fin que tiene el centro, y posteriormente es procesada por los biólogos y para inseminar los óvulos. En el caso de utilizar semen de donante, la muestra es descongelada.

Entre 16 y 20 horas después de la inseminación, los ovocitos son examinados para detectar signos de haber fecundado. Cada día los embriólogos estudian a los embriones y se comunican con la pareja para informarles cómo van evolucionando, sus divisiones, características, etc. Posteriormente se realiza la transferencia normalmente en los días 3, 5 ó 6 de vida. Debemos de ser conscientes de que se trata de procesos biológicos y no matemáticos y la fertilización no siempre ocurre. A veces el desarrollo embrionario se detiene poco después de la fecundación. Los tiempos de espera hasta la transferencia son inevitablemente estresantes. Se intenta mitigar en cierta medida esta espera con la información continua día a día.

¿Cómo es una transferencia embrionaria?

Una vez que los embriones se han desarrollado satisfactoriamente se transfieren al útero. Se realiza también en el quirófano y se transfieren entre 1 y 3 embriones que es el límite que marca la ley. Aunque la decisión final se tomará la mañana de la transferencia en consenso con la pareja, la tendencia es a la transferencia de un único embrión.

Desde la noche de la punción se prepara el endometrio con progesterona, bien con comprimidos vaginales o con inyecciones subcutáneas.

Colocamos el espéculo en la vagina (igual que para las citologías) y limpiamos  el cuello del útero. Mientras tanto, el embriólogo carga los embriones en un catéter delgado (un tubo de plástico). Este catéter con los embriones en su interior  se lo entrega al ginecólogo quien introduce el catéter a través del cuello uterino  mediante control ecográfico. Una vez dentro del útero son inyectados en un medio líquido especial dentro de la cavidad uterina. En esta ocasión la ecografía se realiza vía abdominal con la vejiga medianamente llena (os recomendamos tomar ½ litro de agua ½ hora antes).

¿Qué hacer después de la transferencia embrionaria?

No se recomienda el reposo en cama, se ha visto que disminuye las posibilidades de embarazo. Recomendamos vida normal.

¿Por qué la transferencia de un único embrión?

Se está convirtiendo en el método preferido de transferencia de embriones en tratamientos de FIV, debido a los riesgos a largo y corto plazo de los embarazos múltiples.

Congelación de embriones durante la fecundación in vitro

Los embriones restantes no transferidos y con calidad suficiente queda criopreservado para su uso en el futuro. La tecnología actual permite que los embriones se mantengan en buenas condiciones con la criopreservación durante un largo periodo de tiempo y con una buena tasa de supervivencia tras la descongelación.

¿Qué es una Beta hCG?

La beta hCG mide el nivel de la hormona llamada gonadotropina coriónica humana (hCG), conocido simplemente como test de embarazo o “beta”. Se realiza en sangre entorno a las dos semanas para verificar si ha tenido éxito el ciclo de fecundación in vitro.

En este tiempo de espera puedes manchar, es muy frecuente, incluso tener síntomas como de regla.

No te desanimes si inicialmente los valores son bajos ya que varían dependiendo de cuando se produjo la implantación (unas horas para un embrión es mucho tiempo), se repite a los días y lo importante es ver el aumento de la beta.

 

Seguimiento después de los procedimientos de fecundación in vitro

Se realizará una prueba de embarazo en sangre que es más precisa unas 2 semanas tras la transferencia embrionaria.

Si el test sale positivo a los 10 días realizamos una ecografía para comprobar la presencia de saco embrionario intrauterino. Entorno a las 6 semanas de embarazo se visualiza el latido cardiaco.

En caso de no conseguir embarazo se suspende la medicación.

El proceso de la FIV puede ser emocionalmente difícil y estresante, la intención en nuestro Centro de Reproducción es hacer esta experiencia lo más fácil posible.

FUENTES:

  1. SEF Sociedad Española de Fertilidad: SEF
  2. European Society of human reproduction and embryology ESHRE
  3. The American Society for reproductive medicine American Society for Reproductive Medicine (ASRM)
  4. SEGO  SEGO Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia
  5. ACOG  Patient Education Pamphlets – Spanish – ACOG
  6. RCOG  Royal College of Obstetricians and Gynaecologists
  7. UPTODATE  Patients and Caregivers
  8. Medscape  Medscape: Información y Recursos para los Médicos

Deja un comentario