Infertilidad en la mujer

La infertilidad en la mujer afecta a una 1 de cada 10 parejas, el problema de la infertilidad es mucho más frecuente de lo que muchas personas piensan. Tanto la mujer como el hombre son la acusa de infertilidad en una pareja en la misma proporción, en 1/3 de los casos es por causa de la mujer y en otro 1/3 es causada por el hombre. Nos queda otro 1/3 que incluye a parejas con los 2 miembros afectados y parejas con infertilidad de causa desconocida.

El objetivo del médico de reproducción asistida es intentar encontrar la causa que produzca esta infertilidad tanto en la mujer como en el hombre con el objeto de diseñar y planificar como resolver estos obstáculos y hacer realidad vuestro sueño de formar una familia.

¿Cuáles son las causas frecuentes de infertilidad en la mujer?

Son varias, una causa frecuente de infertilidad en la mujer es el envejecimiento del ovario. El ovario de la mujer funciona como un almacén de ovocitos, esto quiere decir que no desarrolla nuevos ovocitos con el paso del tiempo todo lo contrario.

Cuando estabas dentro del útero de tu madre tenías unos 4 millones de ovocitos, al nacer se reducen a 1 millón. Al llegar a la pubertad que está entorno a los 12 años el número se ha reducido a unos 400.000 ovocitos en tu ovario.

Conforme va pasando el tiempo tanto el número como la calidad de los ovocitos de la mujer diminuyen, esto hace que la posibilidad de embarazo se reduzca igualmente en un porcentaje del 3-5 % cada año después de los 30 años. Una mujer entorno a los 40 años puede tener serias dificultades para quedarse embarazada.

Desde la ovulación hasta la implantación podemos encontrarnos con varias dificultades. Son 3 los órganos fundamentalmente implicado en el proceso reproductivo: el ovario, trompa y útero.

Cuando en el ovario tenemos trastornos de la ovulación pueden provocar ciclos irregulares imposibilitando la concepción. Por otra parte daños en las trompas de Falopio pueden impedir que los espermatozoides alcancen al ovocito ya que los espermatozoides viajan por el interior del útero y a través de la trompa de Falopio para encontrarse con el ovocito y fecundarlo (en el interior de la misma trompa).

Una vez fecundado y ya como embrión, vuelve a viajar por la trompa has el endometrio que es la capa de tejido que recubre el interior del útero y hace como de colchón donde se implanta el embrión, si la trompa de Falopio está obstruida no va a dejar que el embrión llegue al útero.

Por último el útero, la presencia de pólipos, miomas, adherencias, malformaciones del útero u otras alteraciones anatómicas, infecciones, pueden hacer que la implantación normal del embrión no sea posible.

En el caso del hombre las causas de infertilidad pueden ser desde hormonales hasta problemas anatómicos que hagan que sean menor el número y la calidad de los espermatozoides.

Las variaciones en la concentración, movilidad y forma de los espermatozoides que los vemos en el seminograma (estudio del semen) pueden afectar a la concepción, la OMS (Organización Mundial de la Salud) en el año 2010 dió los valores mínimos a partir de los cuales consideraba un semen normal y son un concentración mayor de 15 mill/ml, una movilidad superior al 32 % y formas normales mayor al 4 %.

Al ser tantos los hombres con infertilidad, se recomienda siempre el estudio de ambos el hombre y la mujer al inicio de la evaluación de la pareja.

FUENTES:

  1. SEF Sociedad Española de Fertilidad: SEF
  2. European Society of human reproduction and embryology ESHRE
  3. The American Society for reproductive medicine American Society for Reproductive Medicine (ASRM)
  4. SEGO  SEGO Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia
  5. ACOG  Patient Education Pamphlets – Spanish – ACOG
  6. RCOG  Royal College of Obstetricians and Gynaecologists
  7. UPTODATE  Patients and Caregivers
  8. Medscape  Medscape: Información y Recursos para los Médicos

 

Deja un comentario